fbpx
hello@moodtrips.com.ar

10 cosas que tenés que hacer en la Selva Negra

La Selva Negra es de esos destinos a los que se puede ir varias veces y cada viaje será absolutamente distinto al otro. Es que la cantidad de cosas que hay para hacer es infinita y para todos los gustos. En este artículo te comparto las 10 cosas que (para mi) no podes dejar de hacer si viajas a la Selva Negra.

¿Qué hacer en la Selva Negra?

Bosque Selva Negra

Respirar

Arrancamos con lo básico y un poco obvio, no? Pero lo cierto es que para todos los que vivimos en ciudades donde abunda el smog, la diferencia en el aire es increíble! Así que ya sabes, cuando te encuentres en medio de uno de los tantos bosques, respira bien profundo!

Correr el riesgo de perderte

No soy de las personas particularmente deportivas, pero me gusta aprovechar este tipo de viajes para hacer caminatas en medio de la naturaleza. Este destino ofrece una infinidad de senderos de diferentes dificultades y duración. Encontrarán mapas e indicaciones por todos lados, vayan atentos porque un giro para otro lado puede implicar varios kilómetros de más de caminata! (y lo digo por experiencia! jajaja).

→ Llevar calzado cómodo, agua, protector solar, anteojos de sol y gorra.

Escuchar el canto de las 12

Triberg es unas de las ciudades más renombradas de la Selva Negra y sus relojes cucú es uno de los motivos. No sólo es hogar del más grande del mundo, sino que además, hay un negocio donde podrás caminar rodeado de este tipo de relojes, encontrarás de todos los tamaños, materiales y precios!

Probar tu suerte

En Baden Baden se encuentra el casino que tiene la fama de ser el más lindo del mundo. Si sos de los que les gusta el juego, podés darte el gusto de probar tu suerte aquí. Sino, podés caminar por el hall central o realizar una visita guía para conocer un poco de las historia del edificio.

Tomarte una copa de vino

Sí, aunque no lo creas te estoy recomendando tomar vino en lugar de cerveza. Y es que la Selva Negra es una de las regiones vitivinícolas más importantes de Alemania. Podrás recorrer una bodega, caminar por los viñedos o simplemente tomarte una copa de vino en algún bar o restaurante. Los vinos que tenés que probar son

Comer la Selva Negra

Selva Negra

Sí, sí, comerte la Selva Negra es una de las cosas que tenés que hacer si visitas este rincón de Alemania. Y es que esta región tiene su propia torta. Debo admitir que no es de mis preferidas, tiene cerezas. No entiendo porque a las tortas les ponen frutas. Puedo aceptar las frutillas, pero para mí lo que se pone en una torta es dulce de leche, cremas, chocolate, pero fruta, fruta no. Pero claro que la probé!

Te recomiendo algunos lugares que dicen ser de los mejores:

Café Schäfer: Hauptstraße 33, 78098 (Triberg).

Café Schmidt: Bertoldstraße 19, 79098 (Friburgo).

Zigzagear

Ruta por la Selva Negra

Una de las mejores opciones para recorrer la Selva Negra es en auto. Además de la flexibilidad para moverte, vas a poder disfrutar de unas rutas panorámicas increíbles. Preparate para zigzaguear sin parar. Uno de las rutas panorámicas más lindas es la que une Baden Baden con Fraustadt (ruta 500).

Zambullirte en el pasado

Los baños termales son uno de los motivos por los que Baden Baden sea uno de los puntos preferidos de esta zona. El primer spa que aparece cuando hablamos de los baños termales de Baden Baden es Friedrichsbad, que tiene sus orígenes en la época romana, pero no es para todo el mundo ya que para ingresar debés quitarte toda la ropa. Pero no desesperes, si sos de los míos y preferís dejarte el traje de baño puesto, también hay una opción para vos: Caracalla Spa.

Ser parte de un cuento

Y es que algunos de los pueblos de la Selva Negra te harán sentir que estás dentro de un libro de cuento. Tal es el caso de Gengenbach. Las casas perfectas, con sus techos a dos aguas y sus ventanas llenas de flores (estuve en primavera, claro!). Sus calles de adoquines. Las torres medievales con reloj. Todo te hace sentir que el tiempo se detuvo y que en cualquier momento aparecen Hansel & Gretel o Charly , el de la fábrica de chocolate (aquí es donde se filmaron algunas escenas de la película de Tim Burton).

Rendirle homenaje a Caballos Salvajes

Si naciste en los ’80 y sos argentino seguramente sabés de que estoy hablando. Y sino, te lo resumo: cuando te encuentres rodeado de la inmensidad de la Selva Negra anímate a gritar a los cuatro vientos gritar (y sentir): ¡La puta que vale la pena estar vivo!


Si ya estuviste por esta zona de Alemania, contame, ¿qué agregarías a la lista?.

¿Querés conocer cuál fue la ruta que hice por la Selva Negra? Te invito a leer el siguiente artículo. Leer.

Además, en las historias destacadas de @mood.trips encontrarás mucha más información sobre el viaje.

¡Suscribite al blog para enterarte de todas las novedades!

* indicates required



♥ Si crees que este artículo podría interesarle a alguien, lo podés compartir o invitarlo a que lo lea!.

Compartir

Interacciones del lector

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *